Primero consejos para posar bien en una sesión fotográfica Republica Dominicana.

Primero-consejos-para-posar-bien-en-una-sesion-fotografica-Republica-Dominicana. Primero consejos para posar bien en una sesión fotográfica Republica Dominicana.

Primero consejos para posar bien en una sesión fotográfica Republica Dominicana.

A la hora de posar para una foto, ya seas el fotógrafo o el fotografiado, es importante conocer bien cómo colocarse. No se trata de poner “morritos” o fijar una mirada seductora. Hay mucho más. Y mejor si sabemos cómo situar cada parte del cuerpo en función del tipo de foto, el escenario y la luz disponible para lograr un buen retrato, ya sea individual, de pareja o de grupo.

1. Definir el tipo de retrato

Antes de nada, debemos tener claro el tipo de foto que queremos. Lo que buscamos transmitir. Es la clave. Sobre esto girará todo lo demás: desde el escenario a cómo colocarnos, así como la luz, la mirada… Si se trata de un retrato donde queremos posar divertidos, si es para un recuerdo de un evento (fiesta de cumpleaños, boda…) o simplemente nos queremos hacer un retrato improvisado, cuanto más claro tengamos lo que queremos mostrar, esa sensación que queramos transmitir, mejor decisión tomaremos a la hora de posar o hacer posar.

Sobre esto decidiremos qué postura debemos adoptar (según el rol: si somos nosotros los fotografiados o bien fotografiamos nosotros a otra persona) y dónde y cómo colocarnos. Para lo cual tampoco podemos olvidar el escenario sobre el que haremos la foto y, también, el fondo. Mejor si es lo más simple posible y que ofrezca suficiente contraste.

2. Cómo empezar a colocarse e interactuar

Es lo más difícil, sobre todo si el retratado no gusta mucho de hacerse fotos. Por ello, debemos ayudarle a colocarse, dándole indicaciones claras y precisas (donde debe mirar, el ángulo de la barbilla, dónde colocar los brazos y los pies…), para evitar que quede de frente y tenso ante la cámara.

Un buen consejo es buscar el mejor ángulo, intentando que se coloque un poco lateral pero con la mirada hacia la cámara, que debe estar a la altura de su mirada y no por debajo. Para lograr que nuestro protagonista se relaje es importante hablarle, que se sienta guiado, pero también crear un momento distendido, quitándole tensión e incluso comentar algo divertido para provocar una sonrisa.

Como fotógrafos debemos buscar varias alternativas, no quedarnos con una única toma y un mismo encuadre y ángulo. Le podemos pedir que cambie de lado. A veces la mejor foto puede estar en la primera foto de la primera pose o en la última, así que en todo momento dirijamos bien al protagonista buscando que se sienta cómodo, que destaque su mirada y sin olvidar el tipo de foto que queremos lograr (como se indica en el punto anterior).

3. La mirada

Es uno de los elementos más importantes en un retrato y, por tanto, a la hora de posar. Debemos conseguir una mirada sincera y relajada, para ello podemos pedir al retratado que mire fijamente a cámara. Un buen truco es pedirle que mire exactamente dentro del objetivo y esté pendiente de ver cuándo se abre y cierra el diafragma en su interior. Es una forma de mantenerlo concentrado y con la mirada fija.

Otra opción es cerrar los ojos unos segundos y contar hasta tres para abrirlos. Justo cuando los abra es un buen momento para disparar la foto. Evitaremos el pestañeo y la mirada aparecerá serena y clara.

Si no queremos que la foto sea mirando directamente a cámara, otra opción es indicarle exactamente un punto donde mirar. Evitando inclinar demasiado la cabeza o alzarla en exceso.

4. Espalda siempre recta

Es algo fácil de decir pero no tanto de conseguir. Cuando estamos de pie y posamos durante unos minutos pronto empezaremos a tomar posturas que curvarán un poco la espalda o dejaremos caer un poco los hombros. Es importante que mantengamos la espalda erguida y recta y los hombros un poco hacia atrás. A veces puede parecer un poco antinatural y se notará que forzamos la postura, pero intentemos simplemente mantener la espalda recta sin demasiada tensión.

Para lograrlo también ayuda mantener una respiración relajada y profunda, además de no olvidar colocar también el cuello bien erguido en todo momento.

5. Colocar las manos y los brazos

Es una de las claves más importantes. Ya que las manos junto con la mirada son los principales elementos expresamos. Así que evitemos dejar los brazos colgando. Mejor les podemos dar una función o un punto de apoyo. Y siempre recordemos mantenerlos despegados ligeramente del cuerpo, para que se aprecie mejor el torso o la cintura, ya sea un hombre o una mujer quien está posando.

Debemos evitar que los brazos estén completamente extendidos, parecerán muy tensos así como que estén demasiado flexionados. Una flexión suave, buscando naturalidad y sobre todo comodidad es importante. Así como colocar las manos con los dedos relajados, ligeramente flexionados y no muy separados.

Si no conseguimos naturalidad en las manos y los brazos, entonces mejor hay que darles algo donde apoyarse, colocar las manos en los bolsillos o sujetar algo. Así serán más naturales y no distraerán la atención.

6. La naturalidad por encima de todo

Si intentamos controlar la situación con muchas indicaciones o si tenemos en mente demasiados detalles (la mirada, respirar, espalda recta, las manos…) puede que el resultado sea cualquier cosa menos natural. Y es que lograr la naturalidad no es nada fácil, pero con un poco de empeño y paciencia se consigue.

Todas las indicaciones mencionadas son importantes, pero deben quedar supeditadas a lograr la naturalidad. Podemos tener los brazos pegados al cuerpo o la espalda no lo suficientemente recta pero si la pose es natural, cómoda y el momento el adecuado al tipo de foto que buscamos, se puede tolerar.

Para lograr esa naturalidad hay que saber crear el momento, no forzar la foto si no estamos preparados y lograr un instante agradable. Un buen consejo puede ser dar las indicaciones de cómo colocarse, interactuar, charlar un rato sin apuntar con la cámara. Dejar que la persona que va a posar busque su postura más cómoda y se sienta a gusto. Si quien va a posar está cómodo, eso se transmite en la foto y lograremos una imagen más natural y menos forzada.

7. Posar con movimiento

No siempre debemos asociar el posado a estar quietos como una estatua. Podemos posar en movimiento, realizando alguna acción, como caminar, por ejemplo. Esto ayuda mucho a evitar la rigidez y las posturas forzadas. Aunque no por ello hay que dejar que la pose se improvise. Debemos igualmente dirigir la mirada, controlar la espalda y ver qué movimiento es más apropiado para lograr el tipo de imagen que queremos.

Con un gesto de movimiento bien dirigido lograremos fluidez, para lo cuál debemos tener en cuenta todo lo anterior, como la mirada, espalda y cuello recto, colocar bien los brazos y las manos, siempre buscando un movimiento natural, para lo cual podemos ensayarlo varias veces hasta que salga de forma natural pero sin olvidar los detalles importantes.

Errores comunes en las posas.

Más de 20 ideas increíbles sobre Poses de modelos.

Poses y posturas para modelos.

Compartir en